¡No hay planeta B!

CORTESÍA: DEPARTAMENTO DE COMUNICACIONES Y MARKETING-ASOCIACIÓN PERUANO JAPONESA.

Inaugurarán Tercer Salón de Arte Joven Nikkei en el Centro Cultural Peruano Japonés

Muestra se realiza en el marco del 6.º Festival Cultural Nikkei y de la celebración de los 120 años de inmigración japonesa al Perú.

Publicado: 2019-04-21

La reflexión en torno a la inmigración, la transnacionalidad y el mestizaje es el punto de partida desde el que diez jóvenes artistas de ascendencia japonesa del Perú, Brasil, México y Argentina abordan sus procesos artísticos para la creación de las obras que presentarán en el Tercer Salón de Arte Joven Nikkei que se inaugurará el próximo jueves 25 de abril en el Centro Cultural Peruano Japonés.

La muestra es una edición especial que busca dar a conocer la multiplicidad de voces y enfoques de los jóvenes artistas peruanos, a los que se suman las miradas de las tres artistas extranjeras invitadas.

Participarán en el salón cuatro artistas de Lima: Akira Chinen Aoki, Adriana Miyagusuku Nakamoto, Harumi López Higa y Carlos Caro Watanabe; y tres de provincias: Ike Ishikawa Barrenechea, de Ayacucho; Hugo Kuroki Simeón, de Piura; y Tomiko Takagi Baltazar, de Huancayo. Asimismo, Flor Kaneshiro (Argentina), Ana Sugawara Flores (México) y Mika Takahashi (Brasil).

Los proyectos artísticos.

Las propuestas presentadas por los artistas son diversas y vitales. Desde el video, Flor Kaneshiro emplea la acuarela para construir un guion gráfico que cuenta la historia del viaje de un okinawense a tierras gauchas; y Harumi López Higa presenta un video con tres historias en las que su voz nos plantea visiones de las mujeres que han marcado la directriz del hogar y que la propia artista recrea de ellas: su bisabuela, abuela y su madre.

Ana Sugawara nos habla desde un lenguaje más universalista y sarcástico. Bajo el discurso del video, hace una reflexión en torno al internet y su impacto, estableciendo dependencias culturales que han atravesado fronteras. Una situación de migración (engañosa) erigida desde la virtualidad.

La fotografía es el soporte o insumo de otros tres discursos artísticos. Mika Takahashi realiza una serie de cinco pinturas al óleo a partir de las imágenes fotográficas de su familia, en las que la artista remarca las consecuencias de la migración; Tomiko Takagi se vale del fotograma para crear piezas lúdicas que nos remiten a procesos de fusión cultural; e Ike Ishikawa parte de la simbología del mar y con la fotografía construye litorales que evocan un paisaje fragmentado que se vincula con la memoria cultural de lo que representa el Japón para los nikkei.

Akira Chinen, desde el dibujo, propone el tema de un viaje en el mar en cuya barca dos figuras femeninas se enfrentan desnudas, siendo la mirada el hilo conductor que las relaciona. Complementan su propuesta 120 piezas de objetos encontrados que constituyen el legado de historias personales y memorias.

Adriana Miyagusuku, escultora por excelencia, nos muestra una pieza compleja de transmisión y bombeo de fluidos que de manera simbólica expresa situaciones de migración y fusión biológico-cultural. En tanto, Carlos Caro Watanabe construye un gran piso con sistemas de ventilación y farolas con el deseo de envolvernos en una gran deriva marina, cambiante y sensorial. Por último, Hugo Kuroki ha creado un gran felino de cartón, muy propio del anime, para hacer referencia a la presencia de la cultura oriental.

Se trata de proyectos que recogen en su concepción reflexiones sobre los procesos migratorios, en referencia a aquellos en que sus propios ancestros son protagonistas y que se vinculan a un planteamiento diverso del arte contemporáneo, desde el lenguaje, los medios y los contenidos.

“Todo proceso migratorio no es pasivo, por el contrario, hay situaciones de transmisión que operan en diferentes sentidos y polos, generando así microespacios: fronteras mentales y culturales, donde un gran tejido se va produciendo de manera compleja; cruces de tramas y urdimbres en cuya estructura interior llevan referencias de memoria y viaje, que son el común denominador de este colectivo, muy presente en los nikkei”, señala Juan Peralta, curador de la exposición.

Para Haroldo Higa, coordinador de los proyectos de artes visuales de la Asociación Peruano Japonesa (APJ), este salón permite construir identidades en tres niveles: “El primero, relacionado con el reconocimiento de que todos son artistas visuales de diversos ámbitos; el segundo, en el caso de los artistas nacionales, es la peruanidad; y el tercero, que se aplica a los diez artistas, es la ‘nikkeidad’, en su sentido más amplio, como una diversidad de identidades que finalmente los integran y unen a partir del respeto, la tolerancia y el espíritu colaborativo”.

Organizada por la APJ, esta edición cuenta con la colaboración de la Fundación Kasuga de México, la Asociación Panamericana Nikkei de Brasil y el Centro Nikkei Argentino, instituciones que han hecho posible la presencia de los artistas de dichos países.

Datos:

Galería de Arte Ryoichi Jinnai y Hall de exposiciones del Centro Cultural Peruano Japonés.

Lugar: Av. Gregorio Escobedo 803, Jesús María.

Día de inauguración: 25 de abril.

Temporada: del 26 de abril al 26 de mayo.

Hora: 7:30 p.m.

Ingreso libre.


Escrito por

TVRobles

Comunidad de estudiantes voluntarios de la UNMSM Y UNI que se dedican a la difusión del Arte y la Cultura en su amplia diversidad.


Publicado en

TVRobles

Arte y Cultura para todos.