Santiago Manuin por siempre

cortesía de foto: alejandro chu.

El reto de la enseñanza de la arqueología en tiempos de pandemia, por Alejandro Chu

“Nos estamos adentrando en aguas desconocidas, en donde nuestra vocación y entusiasmo por la enseñanza de nuestra carrera deberán permitirnos salir con éxito de esta pandemia y dar a los estudiantes la enseñanza de calidad que se merecen”.

Publicado: 2020-05-26

Por: Dr. Alejandro Chu Barrera

Docente de la Escuela de Arqueología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

La pandemia de la COVID-19 ha afectado de manera radical las diversas actividades que realizábamos de forma cotidiana, ha cambiado la forma en que compramos nuestros alimentos, la forma de desplazarse, la forma de interacción entre personas, entre otros. La educación no ha sido inmune a esta pandemia, por lo que la enseñanza bajo el distanciamiento social es uno de los retos que se deben afrontar en estos tiempos.

La educación a distancia ha sido la respuesta para poder retomar la enseñanza a los diferentes niveles de educación (básica y superior); por ello, el ministerio de educación ha implementado la enseñanza virtual en las escuelas públicas mediante el uso de diversos medios, como el internet, la radio y la televisión. Las escuelas privadas, de otro lado, tienen diversas plataformas digitales que venían utilizando y que en esta cuarentena han permitido el desarrollo de sus labores sin mayores contratiempos.

En el caso de la educación superior tenemos una situación casi parecida, las universidades privadas han retomado sus clases de manera virtual, empleando las diversas plataformas digitales que disponen, casi de manera normal sin afectar la enseñanza a sus alumnos. En el caso de las universidades públicas, esta adecuación ha tomado más tiempo, dado que a pesar de que también se dispone de plataformas virtuales, los docentes han prestado poca atención a estas herramientas digitales al favorecer siempre la enseñanza presencial.

Dentro de ese contexto tenemos grandes retos que nos impone el distanciamiento social y la virtualización de la enseñanza universitaria. La enseñanza virtual se dará todo el año 2020 y hay muchas carreras en las que será más fácil o difícil su adecuación a una enseñanza 100 % no presencial. Uno de los casos donde la enseñanza virtual se plantea como un gran reto es en la carrera de arqueología.

La arqueología es una ciencia social muy particular, porque a diferencia de las otras ciencias sociales estudia la conducta del ser humano a partir de sus restos materiales. Esta característica hace que la arqueología sea una disciplina con un fuerte componente práctico, ya que el arqueólogo realiza diversos trabajos de campo, ya sean reconocimientos o excavaciones arqueológicas, para recopilar los datos que, a partir de su análisis, serán la base de la creación de nuevo conocimiento. Además, la arqueología tiene contribuciones de otras disciplinas como la biología, la geología, la geografía, entre otras, que la hacen una carrera compleja.

En el plan de estudios de una carrera de arqueología habrá entonces cursos que podríamos llamar teóricos y prácticos. Sin embargo, esta dicotomía no es tan simple, ya que siempre un curso que consideramos práctico tendrá un componente teórico y viceversa. Por ejemplo, cómo podríamos llevar al campo a excavar a estudiantes que previamente no han recibido conocimientos sobre las diversas técnicas de excavación y registro que puedan aplicar en el momento de la excavación. De igual manera, cómo podríamos enseñar a analizar cerámica si los estudiantes no conocen los diferentes métodos de registro y de análisis ceramográfico.

Esto ha servido como un argumento para que, en el caso de la Escuela de Arqueología de la UNMSM, se haya decidido que los cursos con un fuerte componente práctico, como prospección, excavación o análisis de cerámica. se dicten en el ciclo 2020-1. Sin embargo, no hay un consenso en esta decisión y hay voces de descontento entre ciertos docentes y la mayoría de los estudiantes a través del Centro de Estudiantes de Arqueología (CEAR).

Algunos de los docentes que apoyan el dictado de estos cursos afirman que se aplicará una metodología que permita compensar la falta de trabajo de campo (¿simulaciones? ¿trabajo de campo virtual?). Otra alternativa, las más viable, que se plantea es que, pasado este estado de emergencia, se pueda realizar un ciclo extraordinario donde se realicen las partes prácticas de estos cursos.

Sin embargo, debemos considerar otros aspectos que también plantean retos al enseñar arqueología en una universidad pública. El primer reto es el de la accesibilidad a las clases virtuales. Según información recopilada por el Centro de Estudiantes de Arqueología, casi 50 estudiantes de pregrado tendrían dificultades para acceder a las clases virtuales, ya sea por falta de equipos adecuados (computadora, laptop, tablet, etc.) o por mala o ninguna conexión al internet. ¿Cómo podrán llevar sus clases a distancia estos estudiantes sin contar con cabinas de internet, las que se encuentran cerradas por la cuarentena?

El segundo reto tiene que ver con la capacidad de los docentes de poder adecuar sus cursos a la modalidad virtual. La universidad ha capacitado a los docentes en el uso de varias plataformas virtuales de las que tiene licencia, como Google classroom, Microsoft teams, Chamilo, y Webex, pero eso solo es el aspecto técnico. Recientemente, se ha publicado los “Lineamientos generales para la adaptación no presencial de los procesos académicos en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos”. Con estos, los docentes deben poder diseñar una estrategia de enseñanza virtual en la cual las sesiones de enseñanza-aprendizaje permitan a los estudiantes obtener las competencias que cada curso busca otorgar.

Las clases inician oficialmente el 1 de junio y esperemos que esta educación a distancia sea efectiva. Para la gran mayoría de docentes de arqueología, esta será la primera vez que desarrollen cursos en esta modalidad. Nos estamos adentrando en aguas desconocidas, en donde nuestra vocación y entusiasmo por la enseñanza de nuestra carrera deberán permitirnos salir con éxito de esta pandemia y dar a los estudiantes la enseñanza de calidad que se merecen.


Escrito por

TVRobles

Comunidad de estudiantes voluntarios de la UNMSM Y UNI que se dedican a la difusión del Arte y la Cultura en su amplia diversidad.


Publicado en

TVRobles

Cultura para todos.