consume cannabis

Gustavo Oscorima: “No hay límites para el arte”

Entrevista a Gustavo Oscorima, artista e ingeniero de sistemas de Ayacucho, sobre su exposición en realidad virtual “Mitología Inmersiva”.

Publicado: 2021-01-14

Por: Daniel Bernedo

Al pensar en mitología, lo último que se nos viene a la mente es la propia. Y es que la diversidad de leyendas y seres fantásticos del Perú, entre la persistencia y el olvido, ha llamado la atención, a lo largo de la historia, de estudiosos que asientan la oralidad de los pueblos a través de tinta y papel. Hombres y mujeres, con sus propias manos y acompañados del pincel, la pluma, el buril, del cincel y el telar, han plasmado lo imaginario en la realidad, expresión autóctona vigente desde el Perú Antiguo.

En la actualidad, en las regiones del país, son los jóvenes artistas, influidos por la tradición y lo moderno, quienes concilian la herencia cultural de sus pueblos y su interés de innovación y experimentación. Este es el caso de Gustavo Oscorima, artista egresado de la ESFAP “Felipe Guamán Poma de Ayala” de Ayacucho y estudiante de ingeniería de sistemas en la Universidad San Cristóbal de Huamanga, quien unió su pasión por la mitología y sus conocimientos personales para dar vida a Mitología Inmersiva, primera muestra virtual 360° de Ayacucho, donde nos invita a conocer mitos y seres fantásticos del Perú y el mundo.

A continuación, TVRobles tuvo la oportunidad de conversar con él y conocer más del proyecto, que cuenta con la participación de artistas reconocidos de distintos países.

Puedes conocer más de la muestra en el siguiente enlace.


Sr. Oscorima, cuéntenos sobre ud.

Soy de Ayacucho, buena parte he vivido ahí y en un cierto momento me fui a vivir a Lima con mi familia. Estudié hasta la secundaria y posterior a ello volví a Ayacucho para estudiar Arte, y a la vez, Ingeniería de Sistemas. La carrera de arte la empecé en 2014, y para el proyecto de fin de semestre decidí hacer una exposición. Mi obra consiste en la iconografía, mitología y todo lo relacionado a la cosmovisión andina. 

Ha sido algo muy complicado realmente. Yo, desde la secundaria, sabía que quería estudiar arte, y también quería estudiar sistemas, porque en Ayacucho era una carrera que recién se estaba creando, en 2005. Entonces, siempre enfocado a esas dos especialidades, a pesar de que no tienen conexión notoria, pero dando todo el esfuerzo posible. Tengo mucho interés por la tecnología, y es así como mi obra tiene que ver con experimentación en el uso de nuevas tecnologías para la representación de estos seres, proyecto que llevo realizando desde el 2019.

¿En qué punto se entrelaza su formación en artes plásticas e ingeniería de sistemas?

Es una historia confusa y larga. En el 2014 no sabía que estudiar, tenía muchas opciones. Entonces, llega un momento en que recibo la noticia de que mi padre fallece y entro en una depresión. Así decido estudiar ambas carreras, tanto por el gusto por la tecnología, y arte en memoria de mi padre. Posterior a ello, pasan los años y tengo un hermano menor que estudia Ingeniería Mecatrónica en la Católica (PUCP), y cómo compartimos muchos momentos, es ahí cuando se refuerza mi interés por la tecnología.  

Siempre he tratado de vincular las herramientas tecnológicas y el arte, porque uso un montón de programas fractal, de diseño e ilustración. También tiene mucho que ver la nueva malla, porque en la Escuela de Bellas Artes, estamos intentando adecuarnos a las exigencias de esta nueva era. Tenemos profesores que influyen con su experiencia en arte digital, lo que ayuda mucho a optar por este tipo de expresiones.

¿Ustedes desarrollan talleres interdisciplinarios con las manifestaciones del arte contemporáneo? Por ejemplo, instalación y performance.

Los maestros en la Escuela nos quieren impulsar y dar el alcance a ese tipo de expresiones. Por ejemplo, llevamos cursos interdisciplinarios como fotografía y cerámica, que nos ayudan, incluso, para nuestra propia solventación. Muchos de los estudiantes de pintura, como es mi caso, nos dedicamos al diseño, que no es nuestra rama pero nos aporta un montón. Ahora, hay muchos chicos que estudian y quieren profundizar en el arte contemporáneo, arte abstracto y arte conceptual, y los profesores nos dan la libertad de hacerlo, lo que es algo muy positivo en nuestra formación.  

¿Si han existido exposiciones y muestras sobre arte contemporáneo? Si se han realizado, pero no han tenido el impacto que han merecido.

¿Cómo es el mercado de arte en la ciudad de Ayacucho?
En Ayacucho no hay muchas galerías de arte. Al menos, desde 2014 que yo estoy presente, hasta 2018, no hubo mucha respuesta de galerías. El 2019, y ahora último el 2020, hemos visto recién la preocupación de las galerías por dar ese espacio y oportunidad. Ahora estamos viendo, entre diez galerías en la ciudad, incluso un poco menos. Pero no se ha dado esa oportunidad para que los estudiantes podamos hacer un tipo de experimentación y mejora de nuestras exposiciones.
En este contexto han surgido propuestas virtuales de venta de obras de arte?
Bueno, en realidad, en Ayacucho siempre la venta ha sido en su mayoría presencial y mediante amigos y familiares. Es muy difícil ver venta de obras de arte mediante redes o tiendas virtuales. Ahí hay un punto donde tenemos una deficiencia en el mercado ayacuchano y en muchas regiones del Perú.
¿Qué opinas de las exposiciones virtuales y su alcance en la red?
Las exposiciones virtuales son la nueva forma de difundir la producción de los artistas de cualquier parte del mundo. Pero, tengo una pequeña crítica a las exposiciones y sobre cómo los artistas las están realizando, como realizar videos, hacer solamente publicaciones de Facebook, y así un montón de formas de exposiciones. Me parece que siempre el artista, cómo personaje creativo de la sociedad, tiene que buscar la manera de innovar y de que su obra tenga cierta calidad. He visto muestras virtuales donde sólo hacen una recopilación de obras y las lanzan, y me parece que se debe tener respeto en cómo muestras tus obras al público.
¿Te refieres a exposiciones en Lima o en región?

He visto más exposiciones en región, de compañeros en Ayacucho y otras regiones, y es eso como te menciono, las hacen muy apresuradas y sin la calidad debida.  

En mi caso, he intentado complementar con todos estos recursos. Por ejemplo, he realizado posts con las obras y su reseña, bueno es el tipo de catálogo que quise presentar. También realicé un video complementario, donde se explica cómo ingresar a la muestra, y también la muestra virtual como tal. Entonces, es así, cómo yo creo que se debe trabajar haciendo uso complementario de todos los recursos, no sólo de uno, porque ahí se ve la calidad y el tiempo que un artista o curador le dedica a la muestra.

Sobre “Mitología Inmersiva” ¿Cómo fue su proceso de aprendizaje para el diseño de la muestra?
El proceso ha sido largo. La idea de la muestra surge en marzo y abril, justo en la declaración del estado de emergencia. Y de ahí comencé a investigar qué maneras de hacer una muestra virtual, porque las ideas que los maestros proponían eran videos y publicaciones en Facebook. Investigué y encontré, no una variedad, pero sí una cantidad de plataformas donde se puede realizar este tipo de muestras. Es así que opto, en primera instancia, por un plataforma llamada CoSpaces, nada más que el único problema que si no realizas el pago no te da la libertad de hacer los cambios que desees. Entonces, en la búsqueda de otras plataformas, encontré la plataforma en la que hemos realizado la exposición que es Artsteps. El proceso, el modelado y el diseño fue muy interesante, ya que anteriormente ya había agarrado todo este tipo de programas, y ahora fue como juntar todo lo que había aprendido en estos últimos años. Así logré realizar todo de la exposición.
¿Y sobre la temática de “Mitología Inmersiva”?

La temática de mitología como tal, inició en 2019. En el taller principal que tenemos de pintura, el maestro nos indica que tenemos que buscar un tema y aferrarnos a él. Desde siempre me ha gustado mucho lo que es la iconografía y cosmovisión, tanto también que en la ciudad de Ayacucho se estudia a profundidad lo que es la cultura Wari, que está muy cerca a la ciudad. Me pareció interesante los personajes y las historias en torno a dicha cultura. Es ahí que decido hacer mitología, en primer lugar, mitología peruana o seres míticos del Perú.  

Me fascinó que en muchas regiones del Perú se tenga una variedad de historias. Así me doy cuenta que es tan grande el abanico de posibilidades de seres míticos que existen, que decido sólo optar por mitología andina en aquel entonces. Es así que profundizo en toda la cuestión de lo que es mitología andina. Sobre el término “inmersivo”, se me ocurre en la búsqueda de la plataforma virtual, que daba una alternativa a darse uso mediante estos lentes de realidad virtual, de los cuales ya había experimentado para fines de ocio.

Entonces me pareció muy importante hacer una exposición donde tú estés dentro de la exposición, sin tener que salir de casa. Es así como surge “Mitología Inmersiva”, porque tú te sumerges dentro de este entorno.

¿Cómo fue el proceso de desarrollo de la exposición?

Artsteps pide que se registre la persona que va a realizar la exposición y te dá cuatro alternativas, una de ellas es que tu empieces de cero, dándote el suelo de la galería y tu armas todo. Las otras tres opciones son que utilices sus plantillas. Opté por modelar la Escuela de Bellas Artes, la exposición inicia en la fachada de la escuela. La idea surge de la nada, simplemente estaba en conversación con mi familia, ellos son el soporte que tengo para todas mis ideas, porque siempre digo que podría hacer en este momento y ellos siempre me dan ideas. Son mi equipo de trabajo, con ellos he realizado prácticamente todo, y el 2020 ha estado lleno de logros, y ha sido gracias a ellos que he podido mejorar bastante este año. 

Entonces, fui a la escuela en mayo, hice una toma de fotografías y vi muchas posibilidades. Primero quise modelar en un programa de modelado 3D llamado Blender, pero era un proceso más complicado de aprender todavía. Se quiso hacer pero el tiempo era muy corto, entonces opté por construirlo mediante inserción de imágenes.

Ahora, la parte interna de la galería es una creación propia teniendo referencias de otras galerías. La escuela de bellas artes tiene un pequeño ambiente que en algún momento fue sala de exposición, pero no es nada parecido a lo que está dentro de la muestra.

Incluso está el detalle, infaltable, de los servicios higiénicos que tienen las galerías.
(Risas) Es bueno dar un pequeño toque humorístico en esta cuestión, pues este año ha sido complicado para muchos. La muestra considera esa cuestión, y se puede interactuar con todos los objetos que están en la exposición, incluso con los servicios higiénicos (Risas).
¿Qué factores negativos y positivos se dieron en todo el proceso de concepción de la muestra?
En realidad la expectativa que tenía de la exposición era aún mayor, porque quería utilizar programas de un nivel mayor. No se dio como se esperaba, pero cubrió gran parte de la expectativa que se tenía. Las dificultades que hemos tenido han sido, básicamente, el tiempo y la comunicación que tuve con los artistas. Estuve convocando artistas durante dos meses, habían confirmado varios, y al mes siguiente desistieron varios, por muchos factores. Otra dificultad fue el envío de trabajos, pues muchos se olvidaban u otros aún estaban realizando sus obras, y creo que esas fueron las mayores dificultades que tuvimos para realizar la exposición.
¿Qué gastos tuviste al realizar la muestra?
Y sobre los gastos que realicé, solo fueron de transporte, pues fuí entre dos a tres días a la escuela para la toma de fotografías. Llegaba a mi casa, revisaba las fotografías, las metía a un editor de retoques, sabemos que la cámara tiene un tipo de lente que da la sensación de tridimensionalidad, y al colocar las fotografías en un editor como Photoshop se puede lograr que de profunda pase a ser plana, en 2D. A veces no me gustaba como quedaba, volvía y tomaba otra fotografía. Y los gastos que uno tiene, energía e internet, sólo eso. 
Sobre la fachada ¿Fue lo más complicado del montaje virtual?
Así es. Me tomó buen tiempo realizar los retoques fotográficos y, cómo decirlo, nivelar y que todo esté dentro de un cuadro para que se pueda insertar dentro de las paredes de Artsteps. Si subía la fotografía como tal, iba a tener errores, el desnivel y no era el producto que yo deseaba.
¿Cómo fue la recepción del público ante la propuesta artística?
Dentro de un punto negativo que quería mencionar. era la respuesta del público ayacuchano. Hubo muy poca respuesta de parte de ellos. Solamente ví el deleite de repente de amigos y familiares dentro del círculo social de Bellas Artes. Sin embargo, un punto positivo, fue la recepción de personas de otros países, y que llevó, incluso, a invitación para otro tipo de eventos virtuales. Y me parece que el punto más positivo de toda la exposición ha sido el hecho de que la gente haya visto las diversas maneras de mostrar tu trabajo.
¿Cómo llegaste a los expositores internacionales de la muestra?

En realidad, fue un proceso bastante complicado. No hubo selección, solamente se hizo la convocatoria. En los primeros momentos no hubo respuesta, pero posterior a ello, sabemos que hay grupos de Facebook de arte, historia del arte y de artistas de ciertas temáticas, como costumbristas, de mitología, incluso artistas de horror, de los cuales soy parte. Hice la invitación y entonces empezó a ver el interés de muchos artistas, y gracias al póster que realicé en inglés, pude dirigirme al público angloparlante. 

Todo fue mediante redes, convocatoria, todo. Sólo tuvimos la participación de dos artistas de Ayacucho, una compañera mía y amiga del arte, y mi pequeña hermana que ha recibido mucha influencia de mi parte. Ella siempre que yo pinto está acá, me ayuda y tiene un toque que sabe realizar diseño digital, y decidí hacerla partícipe con unas pequeñas obras. Es positivo eso, darle la puerta abierta a todo aquel artista que haya querido participar.

¿Qué opinas de las posibilidades de exposición virtual para los artistas de Ayacucho y las regiones del país?

Yo creo que los artistas que no se concentran en Lima y están distribuidos por todas las otras regiones deberían, siempre, estar al tanto de todas las herramientas que existen, y hacerlas uso. De esa manera es la única que podemos mostrar nuestro trabajo. Porque, en la mayoría de regiones, no hay interés de la población, acostumbrada al arte tradicional, solamente lo que es estético para ellos, pero no dan cabida a nuevos tipos de expresiones y estilos. Entonces, la única manera es dirigir tu obra hacia los mercados exteriores y público externo.  

Si un artista regional busca maneras, busca herramientas, las va a encontrar, pues existen demasiadas herramientas y software libres en todo internet. Cuando alguien sube algo en internet, ya es para todos los rincones del planeta. Me parece chevere que existe esto, pero no me parece tan chevere que los artistas y productores de arte no conozcan este tipo de herramientas.

Un punto importante es romper barreras. El 2020 nos ha enseñado que todo puede viralizarse en una. A manera de convocatoria usaba esa frase. En un inicio yo quería realizar una exposición con artistas del Perú, entonces ví la manera de promocionar y convocar mediante la frase “No hay límites para el arte”, y a muchos de los expositores les gustó esa idea de romper fronteras, porque el arte es un lenguaje universal.

Inclusive, posterior a la presentación de la muestra, tuve la participación de dos artistas más, que quería mencionarte.

Claro, coméntame.

La publicidad para el público se hizo a pocos días, cinco o seis días antes. Yo quería mandar la promoción durante un mes, pero no se pudo por la falta de envíos de las obras. Dichos envíos se hicieron, inclusive, a dos o tres días de la exposición, entonces para mí fue muy complicado tanto subir la obra a la plataforma y darle su respectivo formato en el recorrido. Lo hice lo más rápido posible y bueno, después de la publicación, recibí obras de dos artistas más.  

Uno es un artista de horror llamado Dede Suhita que es de Indonesia, y el otro artista es multifacético y me parece importante resaltarlo, es el artista Matt Ficner de Canadá. Ha participado en múltiples películas con sus trabajos de títeres y disfraces de temática steampunk. Me pareció muy interesante la respuesta de un artista de gran trayectoria. Me parece muy chevere tener un artista de gran renombre.

¿Cuáles son tus futuros proyectos artísticos? ¿Piensas realizar más muestras de realidad virtual?

Sobre la muestra, Artsteps no menciona nada de un plazo de vigencia, así que la muestra se va a quedar ahí hasta que se pueda. Sin embargo, con varios de los artistas latinoamericanos hemos tenido la idea de hacer una segunda edición, bajo otro tipo de temática y dinámica. Se puede amplificar la participación de artistas de otros lugares.  

Ahora sobre futuros proyectos, es incierto, pero lo más deseo es poder hacer las elaboraciones, pues como has visto en la serie de seres mitológicos de los Andes, solamente son los más conocidos, pero existen seres que no son tan difundidos, pero que en algún momento quisiera representar e investigar. Ahorita tengo muchos futuros proyectos, esperemos que se realice de esa manera y totalmente, para muestras virtuales, vamos a tener que hacer otras ediciones como te mencionaba, y quien sabe algún bestiario.

En el video introductorio tuve la participación de un maestro mío, Massiel Gutierrez, quien escribió un libro donde comenta las tradiciones ayacuchanas del libro Tradiciones de Huamanga de Juan de Mata Peralta. El profesor intenta plasmar todas esas tradiciones que tiene mucho de la temática mágica. De esta manera, si he pensado realizar un libro colaborativo o donde participe como ilustrador, es uno de los proyectos más cercanos que me gustaría hacer.

¿Algún mensaje final que desees compartir?
Siempre hay que pensar en el resto y en nosotros. Siempre hay que estar vinculados con lo que pasa y ha pasado, que sirve para comprender lo que va a pasar y cómo vamos a afrontar todo esto. Y no es sólo en la cuestión del arte, sino en todo tipo de disciplina. Mitología Inmersiva es un pequeño paso que estoy dando para conocerme más a mi mismo, mi pueblo y mis orígenes, y con esto quiero lograr entender todos los misterios que oculta. De esta manera, en un futuro se puedan dar soluciones y alternativas a conflictos que nos deparan, porque no sabemos qué va a pasar en el futuro.
Muchísimas gracias, Sr. Gustavo, por su tiempo.
Muchas gracias a ustedes.

Escrito por

TVRobles

Comunidad de estudiantes voluntarios de la UNMSM Y UNI que se dedican a la difusión del Arte y la Cultura en su amplia diversidad.


Publicado en

TVRobles

Cultura para todos.